Sobre los execrables hechos ocurridos desde el secuestro Paul Rivas, Javier Ortega y Efrain

Segarra el pasado 26 de marzo, la inoperancia e indolencia estatal para manejar toda la situación,

y el desacertado anuncio que hiciera el presidente Lenin Moreno que como respuesta a la grave

situación que se vive en la zona fronteriza responde con el despliegue incrementado de controles

militares y policiales nos pronunciamos:

  • Somos  una  comunidad  indígena  Kichwa  –  Siona,  gente  de  chagra  y  yagé,  pueblo

transfronterizo; vivimos a orillas del Putumayo y según el pensamiento de nuestros

abuelos procuramos siempre vivir en paz, aunque el conflicto armado colombiano y la

desidia de ambos estados nos han impuesto la guerra.

  • Ofrecemos nuestra solidaridad y total respeto a la familia y compañeros de Paul Rivas,

Javier Ortega y Efraín Segarra; honraremos su memoria protegiendo, defendiendo y

sacando a la luz la verdad de todo lo que ocurre en nuestros territorios. Su asesinato es

una afrenta contra la paz y la integridad de todos y todas los que hacemos Ecuador.

  • Nos preocupa gravemente que la respuesta estatal sea la militarización de la frontera, en

eventos anteriores como los hechos acaecidos en angostura fuimos las comunidades de

frontera las víctimas de graves violaciones a Derechos Humanas por parte del accionar

estatal a través de este tipo de medidas.

  • En efecto en la zona fronteriza existen graves situaciones vinculadas con el conflicto

armado desarrollado en suelo colombiano, el pos acuerdo y el desarrollo de actividades

licitas vinculadas al narcotráfico, el avance de la frontera extractiva, la aparición de

nuevos actores armados y la reconfiguración del paramilitarismo todos estos hechos

afectando de manera permanente, sistemática y directa a las comunidades que vivimos

en la frontera Colombo ecuatoriana.

  • Situaciones que se dan y se fortalecen debido a la ausencia estatal, a la falta de garantías

para el acceso a derechos y a la fuerte presencia militar colombiana y ecuatoriana que en

muchas   oportunidades   ha   operado   más   como   garantía   para   la   persecución   y

estigmatización de quienes aquí vivimos que como mecanismo efecto de protección.

  • De   manera   especial   los   pueblos   indígenas   y   comunidades   campesinas   somos

especialmente   vulnerables   convirtiéndonos   en   víctimas   continuas,   individual   y

colectivamente,   de   diversas   formas   de   violencia   física,   simbólica,   exclusión   y

empobrecimiento; que se ven insistimos exacerbadas por la ausencia estructural del

Estado en nuestros territorios.

  • Si todos los recursos humanos y financieros que Ecuador y Colombia destinan para la

guerra y la militarización de nuestros territorios se destinarán para el impulso concertado

de servicios de educación, salud, vialidad, acceso a servicios básicos y garantías para la

libre movilidad humana los actores armados y el narcotráfico no tendrían facilidades para

el desarrollo de sus actividades.

  • Es lamentable que la mirada Estatal sobre la frontera ocurra solamente cuando algún

tema de relevancia mediática o de especial interés estatal; solo cuando ocurren hechos

de esta grave naturaleza se pone la mirada sobre nosotros, lamentablemente la respuesta

parece  ser  siempre  desde  la  represión.  Y  lamentablemente  el  asesinato  de  otros

ciudadanos, como el doble asesinato de 2 comuneros Sionas ocurrido el pasado 24 de

noviembre  de  2017  en  la  comunidad  fronteriza  Azuay  no  parece  merecer  ninguna

respuesta estatal.

  • La Defensoría del Pueblo tiene conocimiento de varias denuncias sobre como el conflicto

y pos colombiano ha traspasado la frontera, registrándose en las comunidades fronterizas

del Ecuador serios abusos cometidos por la fuerza pública Ecuatoriana, quienes actuando

de  manera  independiente  o  en  acciones  conjuntas  con  las  FFAA  Colombianas  han

efectuado  patrullajes  irregulares,  restringido  la  movilidad  humana,  señalado  sin

fundamentos a moradores como cómplices de los actores armados que hacen presencia

en la zona.

  • Por  lo  anteriormente  descrito,  y  por  los  hechos  que  han  ocurrido  en  anteriores

oportunidades ALERTAMOS a las organizaciones indígenas del nivel nacional, de derechos

humanos y medios de comunicación para que estén vigilantes del accionar del estado,

especialmente  de  las  Fuerzas  Armadas,  exigiendo  que  sus  actuaciones  respetan  y

garanticen los derechos humanos de todos los que residimos en frontera.

  • ALERTAMOS al estado ecuatoriano, de manera particular al Presidente Moreno para que

antes de emprender acciones militares y policiales en la zona garanticen que las mismas

se apegaran de manera irrestricto al cumplimiento de los derechos humanos, y que con

el pretexto de resguardar la soberanía no se impondrán limitaciones a la libre movilidad,

no se revictimizara a la población desplazada que se encuentra en territorio Ecuatoriano,

muchas veces en condición de irregularidad migratoria; no se militarizara los territorios

indígenas no se nos impondrán restricciones para la realización de nuestras actividades

diarias de pervivencia física o cultural, no se nos impondrán restricciones o se generara

señalamientos   por   la   intercambio   permanente   que   tenemos   con   comunidades

colombianas, especialmente en el caso de pueblos indígenas transfronterizos como el

nuestro.

  • Todas las acciones estatales que se desarrollen deben garantizar la integridad física y

psicológica  de  todos  quienes  vivimos  y  transitamos  por  la  Frontera  Colombo  –

Ecuatoriana.

 

 

Con nosotros cuenten siempre para la paz

ya llevamos mucho tiempo soportando la guerra.

 

 

 

Alonso Aguinda                                                                                                          Sandro Piaguaje

Presidente de la Comunidad                                                                            Dirigente de Cultura

 

 

Datos de Contacto:

defensoresnacionalidades@yahoo.es

sionawisuya@gmail.com

0939886285