Pueblos indígenas de Colombia en el Foro Permanente – ONU

NUEVA YORK – (18 de abril de 2018) En el Foro Permanente de las Naciones Unidas para las Cuestiones Indígenas, líderes indígenas de Colombia presentaron un informe sobre un aumento en los homicidios de pueblos indígenas, poniendo en riesgo la implementación exitosa del acuerdo de paz del país después de 50 años de conflicto.

Vídeo: Robinson López coordinador de DDHH y Paz de la OPIAC y comisionado por OPIAC en la CDDHHPI

En la única región que permaneció relativamente intacta por la guerra civil colombiana, cuatro “departamentos” amazónicos informan que están siendo invadidos por narcotraficantes de Colombia, Venezuela, Brasil, Perú, Ecuador y Panamá, así como por miembros rebeldes del grupo guerrillero que se han negado a participar en el proceso de paz nacional. El informe también documenta los proyectos de infraestructura y las concesiones mineras que amenazan a los bosques, así como a las comunidades que los han cuidado. Y donde los líderes se resisten, según el nuevo informe, las tropas gubernamentales armadas han respondido con fuerza y, a menudo con violencia.

Vídeo: Robinson López coordinador de DDHH y Paz de la OPIAC y comisionado por OPIAC en la CDDHHPI

“Para nosotros, la guerra no ha terminado”, dijo Robinson López, quien presentó los hallazgos del informe en el Foro Permanente sobre Asuntos de los Pueblos Indígenas en las Naciones Unidas esta semana en nombre de la sociedad civil y cuatro grupos de liderazgo indígena en Colombia. “Si no se hace algo para abordar la situación”, dice López, “el fracaso del gobierno para proteger a nuestros pueblos hará que el proceso de paz fracase”.

El estudio documenta el asesinato de 48 líderes indígenas entre noviembre de 2016 y marzo de 2018, así como el arresto de 2.343 líderes indígenas por parte de las fuerzas gubernamentales. López, un Inga del departamento de Putumayo, dice que ha recibido amenazas de muerte, al igual que otros 132 líderes, y tres de los miembros de la familia de López han sido asesinados por informar sobre actividades ilegales en la región. Además, el informe cita el desplazamiento forzado de 4.281 personas de cuatro departamentos amazónicos.

El foro indígena en Nueva York trae a la ciudad a cientos de pueblos indígenas y tradicionales de países con bosques tropicales en África, América Latina y Asia, así como de las naciones de América del Norte y Escandinavia. El tema de la criminalización y los asesinatos extrajudiciales los ata a todos, ya que la tecnología mejora la capacidad de los gobiernos y la industria para extraer riquezas minerales de las regiones del planeta que antes eran remotas e inalcanzables, lo que empeora la situación del cambio climático llevando a las poblaciones otro problema que enfrentar.

“Los activistas indígenas que defienden sus derechos a menudo enfrentan la criminalización o incluso asesinatos extrajudiciales”, dijo Victoria Tauli-Corpuz, Relatora Especial de la ONU para los Derechos de los Indígenas, quien invitó a López a presentar el informe sobre Colombia durante la sesión de hoy en foro. “La mayoría de los Pueblos Indígenas no tienen derechos seguros sobre las tierras en las que sus antepasados han vivido desde tiempos inmemoriales; de la noche a la mañana pueden ser declarados ocupantes ilegales en sus propios hogares. Debido a que los Pueblos Indígenas han protegido gran parte de los preciosos bosques y recursos del mundo, sus tierras son objetivos principales tanto para la industria extractiva como para las iniciativas que buscan crear áreas protegidas “.

Más recientemente, en un giro de ironía, Tauli-Corpuz ha sido calificada de terrorista por su propio gobierno Filipinas, que busca criminalizar a muchos de los líderes indígenas y religiosos que han resistido los esfuerzos del gobierno para otorgar concesiones por derechos mineros en tierras indígenas.

Edwin Vásquez, jefe de COICA, un grupo que representa a los grupos indígenas de los nueve países de la Amazonía, señaló que el hecho de no abordar la difícil situación de los indígenas amazónicos en Colombia tendrá un impacto en todos los países de la región.

“En todos los nueve países de la base amazónica ya enfrentamos un conflicto mortal entre nuestros pueblos y las fuerzas económicas y políticas de la región”, dijo Vásquez.

“Al permitir que estos actores ilegales establezcan un refugio en el medio del Amazonas para algunos de los criminales más peligrosos, veremos el destino de Venezuela como un derrame de estado fallido en toda la región”.

“La solución es reconocer nuestros derechos territoriales en cada nación del Amazonas y asegurarnos de que el liderazgo indígena de Colombia esté en la mesa de negociaciones sobre cómo implementar el proceso de paz en ese país y cómo proteger los bosques y los pueblos de los bosques son los mejores guardianes de un tesoro global en la batalla contra el cambio climático”.

Una de las estrategias que la COICA y sus bases vienen construyendo es un programa de defensores indígenas. Este debe atender legal, comunicacionalmente y documentar los diferentes casos de violencia ejercida a las y los defensores indígenas. Este programa tendrá un piloto en Colombia implementado con la OPIAC.

En Colombia hay 102 etnias indígenas, de las cuales 64 están en riesgo de extinción física y cultural, según el nuevo informe. El Tribunal Constitucional de la nación ha identificado 36 etnias en riesgo de “exterminio” causadas por un conflicto armado dentro de la región amazónica.

Los autores concluyen con un llamado al gobierno colombiano para que implemente sus promesas y las normas y leyes que garantizan los derechos de los pueblos indígenas del país; reconocer los derechos indígenas a los territorios tradicionales como una salvaguarda contra las violaciones de derechos; proporcionar a los pueblos indígenas un papel significativo en la implementación del Acuerdo de Paz, asegurando el consentimiento libre, previo e informado (consulta previa) para cualquier plan que afecte las tierras indígenas; beneficiarse económicamente de cualquier propuesta de desarrollo, que se implementará solo después del consentimiento libre, previo e informado de las comunidades afectadas, y adherirse a las normas internacionales sobre los derechos de los pueblos indígenas en la implementación del Acuerdo de Paz.

Vídeo: Robinson López coordinador de DDHH y Paz de la OPIAC y comisionado por OPIAC en la CDDHHPI

“Nos enfrentamos al genocidio en nuestro país,” dijo López “Por un lado, enfrentamos la intención de los delincuentes de usar nuestros territorios para mover armas y drogas, o para enriquecerse a través de la extracción legal y extracción ilegal de oro. Por otro lado, enfrentamos a actores económicos y políticos que nos ven como un obstáculo para el desarrollo y nos criminalizan y nos matan cuando los enfrentamos. De cualquier manera, necesitamos ayuda, y la única manera de obtenerla es hacer que la comunidad internacional exija que nuestro gobierno tome medidas para reconocer nuestros derechos y proteger a nuestros pueblos “.

DECLARACION opiac COLOMBIA

Ponencia Audiencia Robinson New york-1.docx rl

DOCUMENTO DDHH V5 12.04.2018 (1)