¡No más asesinatos de nuestros líderes, lideresas y Autoridades Indígenas!

 

 

8 de septiembre de 2018

 

La Coordinación de Derechos Humanos y Paz de la Organización Nacional de los Pueblos Indígenas de la Amazonía Colombiana (OPIAC) alza su voz para protestar por el asesinato de la docente Amparo Fabiola Rodríguez Muchavisoy, del Pueblo Kamentsa y su esposo, el agricultor Alonso Taicus Guanca, del Pueblo Awa, así como por los daños físicos y psicológicos sufridos por la hija de la pareja en hechos ocurridos el 2 de septiembre cuando actores armados irrumpieron en su casa, ubicada en el Resguardo Indígena de Playa Larga (Corregimiento de la Castellana, Putumayo), para quitarles la vida.

 

La vulneración del derecho a la vida es una de las más terribles realidades de la cotidianidad colombiana. Sin embargo, son más gravosos los crímenes en contra de líderes, lideresas y Autoridades Indígenas por su continuidad y el estado de indefensión constante en el que estamos. El accionar de los violentos no nos da tregua: durante 2018 las cifras revelan el asolador panorama al que nos enfrentamos, siendo ya 12 las compañeras y los compañeros asesinados solamente en el Putumayo.

 

Es esta la realidad de los líderes, lideresas y Autoridades Indígenas en todo el territorio nacional, prueba inequívoca del estado de vulneración en el que nos encontramos, de la falta de garantías por parte de los gobiernos locales y nacional, de las precarias medidas de prevención ante el escenario de crímenes que nos abocan a la extinción física y cultural.

 

La gravedad de la situación es innegable, el que se nos proteja y se nos otorgue la ayuda humanitaria que requerimos es obligatorio. Este asesinato evidencia que las amenazas de los grupos armados se materializan y que ni aún nuestros niños, niñas y adolescentes, ni los mayores de nuestras comunidades están protegidos ante la guerra que se continúa con los viejos y nuevos rostros que asume.

 

Pedimos los mínimos necesarios para existir: el que se nos garantice el derecho a la vida, porque en Colombia los líderes, lideresas y Autoridades Indígenas no podemos dar por sentados nuestros derechos fundamentales. ¡Exigimos que esa realidad cambie, exigimos vivir!

 

 

¡A los Pueblos Indígenas en tiempos de paz nos siguen matando!

Comunicado de prensa 7 de septiembre de 2018