Desde la Comisión Nacional de Derechos Humanos de los Pueblo Indígenas de Colombia, extendemos un saludo de solidaridad a la familia del joven indígena del pueblo Inga, Sebastián Jacanamejoy, al tiempo que rechazamos de manera contundente la violencia represiva con que el Gobierno Nacional en cabeza del Presidente Iván Duque Márquez y del Ministro de Defensa Diego Molano, han asumido la protesta social.

Desde la Comisión nacional, denunciamos nuevamente ante la opinión pública, y los organismos internacionales el constante a tentado del Estado contra los derechos de los colombianos, la incapacidad de reestablecer el orden público a causa de la zanjada injusticia social prolongada por décadas que hoy tiene como consecuencia hacer insostenible la tranquilidad en las calles. Denunciamos la falta de voluntad, de compromiso y de seriedad evidenciados en la ausencia del presidente de la república en los paupérrimos escenarios de dialogo a los cuales asiste funcionarios de segundo nivel sin poder de tomar decisiones como se evidencio ante el desconocimiento de los acuerdos de Buenaventura.

De forma enérgica denunciamos la existencia de un poder de facto que es quien gobierna el país, desde una finca y ordena a través de las redes sociales las acciones de los organismos del aparato estatal. Denunciamos la inacción de la defensoría del pueblo que ha permanecido en absoluto silencio abandonando en la mayoría de las ocasiones a sus funcionarios deslegitimados en medio de las protestas y a la merced de las agresiones de la fuerza pública.

Hoy la realidad de Colombia es el caos, no producto de un sentir político electoral sino un sentir político popular que ante la evidencia del desgobierno, ante la deslegitimación de los organismos de seguridad que se auto-boicotean con acciones transgresoras de la dignidad, y ante el desborde de la capacidad de resiliencia de toda una sociedad y de todo un pueblo sometido por décadas a la injusticia, hoy, reclaman en la calles, sin miedo al virus, y sin miedo a las vals del Estado y de los “civiles” que no son más que las mismas fuerzas de seguridad sin uniforme atacando al pueblo, se en sostiene en resistencia y dignos con el firme reclamo de justicia.

Desde la Comisión de DDHH de los Públicos indígenas, convocamos a la opinión pública internacional y las organizaciones defensoras de derechos humanos del mundo, para que se congreguen en Colombia, centre su mirada en nuestra tierra y siente su posición de protesta y repudio ante la diaria violación a los derechos humanos.

Como pueblos indígenas manifestamos nuestro dolor ante la pérdida de vidas de nuestro pueblo, pero permaneceremos de pie, por nuestra raza, por nuestra tierra.

Mayo 29 de 2021

Comisión Nacional de Derechos Humanos de los Pueblo Indígenas de Colombia –

Decreto1396 de 1996-