Desde la Comisión Nacional de Derechos Humanos de los Pueblos Indígenas, y las organizaciones indígenas que la conforman, unimos nuestra voz para denunciar ante la opinión pública, entes de control nacional, organismos de Derechos Humanos de la comunidad Internacional, los hechos que atentan contra la pervivencia física y cultural del pueblo indígena Siapidara y respecto del cual el Estado colombiano ha sido notoriamente ineficiente.

El Resguardo San Agustín – La Floresta del río mexicano, se encuentra ubicado en el municipio de Tumaco, departamento de Nariño, y ha sido víctima invisible del conflicto armado colombiano desde la década de los 2000, cuando inicio el desplazamiento gota a gota de su población. Sin embargo, nunca se han realizado las denuncias por miedo a declarar el responsable de dichos actos. Actualmente muchas de estas familias están en Bogotá, Valle del Cauca, Ecuador y el casco urbano de Tumaco, en los barrios Escorpol, Vajito, Anzoategui, La Playa, Unión vitoria, Los Ángeles, Colorado y sobre el rio Rosario.

A lo anterior se suma los constantes maltratos por parte del Ejército y/o la Armada Nacional, quienes permanentemente los señalan como informantes o colaboradores de los grupos armados, de manera arbitraria e infundada.

El día 9 de julio a las 3:40 pm, se presentó una explosión a unos 150 metros del asentamiento, al otro lado del río mexicano donde habita la comunidad. Esta explosión afectó algunas de las viviendas de la población, pero afortunadamente no dejó ningún indígena herido.

Ante esta situación, la comunidad buscó a la infantería de marina la cual le informó que la explosión había sido provocada por un pelotón de desminado que venía del puerto de Tumaco, quienes supuestamente encontraron minas en el lugar y procedieron a explotarlas.

Sin embargo, la comunidad no cree en esta versión, toda vez que llevan andando su territorio varios años e incluso en el sector de la explosión y en este territorio nunca ha habido minas. Además, sospechan de una intimidación hacia su comunidad por la presencia de nuevos grupos de narcotraficantes en el sector.

La Comisión Nacional de Derechos Humanos de los Pueblos Indígenas, CONDENA rotundamente los hechos descritos previamente, los cuales ponen una vez más en evidencia, cómo la violencia arremete contra nuestra comunidad, lo que pone al descubierto la falta de garantías estatales para la protección de la vida, la seguridad, la integridad física y cultural de nuestros pueblos indígenas. 

Por todo lo anteriormente expuesto,   

EXIGIMOS:

  1. Al GOBIERNO NACIONAL – MINISTERIO DE DEFENSA, para que, a través de su obligación constitucional de proteger la vida de todos los colombianos, garantice la seguridad e integridad de la comunidad del Resguardo San Agustín – La Floresta del río mexicano, municipio de Tumaco, perteneciente al pueblo Siapidara y, en el mismo sentido, para que detenga los señalamientos y atropellos en su contra.
  • A la FISCALIA GENERAL DE LA NACIÓN -FGN- iniciar las investigaciones correspondientes para encontrar y judicializar a los responsables de la explosión que afectó a la comunidad del resguardo San Agustín – La Floresta, del municipio de Tumaco, Nariño.
  • A la UNIDAD NACIONAL DE PROTECCION -UNP-, para que, de conformidad con su misión institucional, establezca y refuerce medidas de protección colectivas para el resguardo San Agustin – La Floresta, en concertación con sus autoridades y con enfoque diferencial.
  • A la PROCURADURIA GENERAL DE LA NACIÓN y DEFENSORIA DEL PUEBLO, tome las medidas necesarias y brinde la asesoría, acompañamiento y apoyo requerido para garantizar los derechos colectivos del pueblo Siapidara.
  • A la OFICINA DEL ALTO COMISIONADO PARA LOS DERECHOS HUMANOS – ONU, MISION DE ACOMPAÑAMIENTO AL PROCESO DE PAZ – MAPP-OEA, CONSEJO NORUEGO PARA REFUGIADOS -CRN-, realizar acompañamiento permanente a la comunidad objeto de victimización mencionada en esta denuncia e iniciar gestiones ante el Gobierno Nacional para coadyuvar las solicitudes de los pueblos indígenas con el fin de que se garanticen sus derechos humanos y fundamentales. 

Julio 12 de 2021

COMISIÓN NACIONAL DE DERECHOS HUMANOS DE LOS PUEBLOS INDÍGENAS

-Decreto 1396 de 1996-