La Asociación Consejo de Autoridades del Pueblo Wounaan de Colombia -Woundeko, ponemos en conocimiento ante la Comunidad Nacional e Internacional, la grave situación de orden público que viven los habitantes del resguardo del Rio Orpua, comunidades de Playa Linda y Puerto Galve, al sur del municipio de Bajo Baudó, quienes se encuentran confinados, amenazados desde del 23 de julio y bajo un inminente riesgo de desplazamiento, a raíz del atentado ocurrido contra la humanidad de uno de los miembros de la comunidad de playa linda.

Hechos:

El 23 de agosto del 2021, alrededor de las 3:00 P.m, un grupo desconocido disparó desde la selva con tiros de fusil a los señores Guillermo Itucama Ortiz de 38 años y a Auquilio Chamarra Barrigón de 34 años, quienes se transportaban en una canoa luego de realizar sus actividades cotidianas y se dirigían de regreso a su casa, en el momento que pasaron sobre un punto denominado Genene, escucharon una voz de la selva que decían “ Vamos a matar a estos Cholos”, de inmediato recibieron tiros de fusil, ellos al escuchar esto se lanzaron al agua, quedando herido de gravedad el Señor Guillermo Itucama Ortiz, quien recibió un tiro sobre el hombro derecho, y el señor Auquilio Chamarra, miembro de la Guardia indígena de Playa Linda, ellos navegaron rio abajo hasta llegar sobre las 5:00 Pm a la comunidad de Playa Linda.

De Inmediato se activó la alarma y la situación fue informada a la Cruz roja Internacional para poder rescatar al herido, sin embargo, nunca llegó tal apoyo humanitario y solo en el día de hoy martes 24 de agosto, entró una ambulancia fluvial del Municipio de Pizarro, a transportar el herido, quien presenta discapacidad de por vida ya que es mudo, y no se sabe sobre la suerte de él, ya que su situación es de gravedad.

Desde Woundeko, Rechazamos las actuaciones de los grupos que operan en nuestros territorios y atentan contra los derechos individuales y colectivos de los pueblos indígenas, a ellos les exigimos que cumplan el principio de distinción consagrado en el DIH, el cual establece que “Las partes en conflicto deben distinguir en todo momento entre la población y los combatientes. Los ataques deben ser dirigidos únicamente contra los combatientes y no contra la población civil”.

Por lo que exigimos a los organismos de derechos humanos, al Alto comisionado de la Naciones Unidas para los derechos Humanos y demás organizaciones como el Alto Comisionado para la paz, Defensoría del Pueblo Nacional, a la Comisión Interamericana de DD. HH, a la dirección de Derechos Humanos de la Vicepresidencia, a la Procuraduría, al ministro de Salud, a los medios de comunicación nacional e internacional para que nos apoyen con la divulgación y visibilizarían de los hechos, para aunar esfuerzos y evitar las posibles violaciones, y finalmente al presidente de la república, para que garantice la paz en los territorios y ejerza la debida soberanía territorial y garantice la paz anhelada por todos.

Consejo de Autoridades del Pueblo Wounaan de Colombia – Woundeko