Desde la Comisión Nacional de Derechos Humanos de los Pueblos Indígenas y las organizaciones indígenas que la conforman unimos nuestra voz para denunciar ante la opinión pública, entes de control nacional y organismos de Derechos Humanos de la comunidad Internacional un nuevo y lamentable hecho violento que atenta contra la pervivencia física y cultural de los Pueblos Indígenas de Colombia, y que se suma a los ataques sistemáticos de los que ha sido víctima el Consejo Regional Indígena – CRIC y respecto del cual el Estado colombiano es notoriamente responsable y sus acciones se evidencian ineficientes.

Ayer, aproximadamente a las 5:30 de la tarde, fue asesinado el líder indígena y excoordinador de la guardia, Albeiro Camayo, cuando procedían con la expulsión de actores armados del territorio indígena del Resguardo Las Delicias. Igualmente, fueron secuestrados los menores de edad Arli Oliver Camayo Chicame y Breiner Camayo, quienes fueron liberados posteriormente en horas de la noche y ya se encuentran con sus familias.

El responsable de este atentado es la autodenominada Columna Móvil Jaime Martínez, quienes desde hace meses declararon la guerra contra las comunidades indígenas del norte del Cauca, y que se suma a los atentados recientes, como el que generó la muerte de Breiner Cucuñame y Guillermo Chicame, hace apenas 10 días.

Asimismo, desde el día de ayer hay enfrentamientos entre el Ejército Nacional y este grupo armado en los resguardos Toribio, San Francisco y Tacueyó, afectando gravemente la tranquilidad de estas comunidades, las cuales ya venían afectadas por las graves vulneraciones a sus derechos por el reclutamiento forzado de jóvenes, homicidios, amenazas, persecuciones y atentados.

La Comisión Nacional de Derechos Humanos de los Pueblos Indígenas, CONDENA rotundamente los hechos descritos previamente, los cuales se suman al contexto de violencia que sufren las comunidades del norte del Cauca por causa del recrudecimiento del conflicto, poniendo una vez más en evidencia cómo la violencia arremete contra nuestros líderes, autoridades y miembros de las comunidades, en este caso del pueblo Nasa en el departamento de Cauca. Estos hechos que ponen al descubierto, una vez más, la falta de garantías estatales para la protección de la vida, la seguridad, la integridad física y cultural de nuestros pueblos indígenas.

EXALTAMOS la valentía y el compromiso de este líder indígena, quien dedicó toda su vida a la defensa del territorio, de su comunidad y su cultura, y quién retornará en paz y armonía a la madre tierra que siempre defendió.

De la misma forma APOYAMOS la DECLARATORIA EXPEDITA DE UN ESTADO DE EMERGENCIA Y CRISIS HUMANITARIA para el norte del Cauca y la CONVOCATORIA a los medios de comunicación regionales, nacionales e internacionales, a las organizaciones sociales, al ministerio público, a las diferentes agencias del sistema de Naciones Unidas, al CICR, a las embajadas y garantes del Acuerdo de paz, para acordar una ruta conjunta de cuidado y defensa territorial

Por todo lo anteriormente expuesto, NOS UNIMOS a los pronunciamientos y denuncias realizadas por parte de la Asociación de Cabildos Indígenas del Norte del Cauca, el Consejo Regional Indígena del Cauca – CRIC y las demás organizaciones indígenas y con base en lo anterior:

SOLICITAMOS:

A la DIRECCIÓN DE DERECHOS HUMANOS Y DIRECCIÓN DE ASUNTOS INDÍGENAS DEL MINISTERIO DEL INTERIOR que realice la articulación necesaria y gestión para que se instale de manera urgente una reunión con organismos estatales y no gubernamentales para la atención de estos casos y de otros que han sido denunciados reiteradamente por ACIN ante los entes competentes clamando atención urgente.

A la FISCALIA GENERAL DE LA NACIÓN iniciar las investigaciones correspondientes para encontrar y judicializar a los responsables del homicidio contra el líder indígena Albeiro Camayo.

A la UNIDAD NACIONAL DE PROTECCION -UNP-, para que, de conformidad con su misión institucional, establezca y refuerce medidas de protección colectivas e individuales para los resguardos indígenas del norte del Cauca, en concertación con sus autoridades y con enfoque diferencial.

Al MINISTERIO DEL INTERIOR, PROCURADURIA GENERAL DE LA NACIÓN y DEFENSORIA DEL PUEBLO, acompañar la concertación y la investigación mencionadas, con el Consejo Regional Indígena de Cauca -CRIC-, para tomar medidas de protección individuales y colectivas con enfoque diferencial indígena para las comunidades del Cauca y luchar contra la impunidad que es la que impide las garantías de no repetición.

A todos los Grupos Armados Legales e Ilegales que hacen presencia en el departamento de Cauca que respeten definitivamente la autonomía territorial y la integridad física y cultural de los pueblos indígenas y de sus líderes y lideresas.

A la ORGANIZACIÓN DE LAS NACIONES UNIDAS – ONU, MISION DE ACOMPAÑAMIENTO AL PROCESO DE PAZ – MAPP-OEA, CONSEJO NORUEGO PARA REFUGIADOS -CRN-, COMITÉ INTERNACIONAL DE LA CRUZ ROJA -CICR-, COMISIÓN INTERAMERICANA DE DERECHOS HUMANOS – CIDH e INSTITUCIONES DE DDHH DE COLOMBIA realizar acompañamiento permanente a las comunidades objeto de victimización mencionadas en esta denuncia e iniciar gestiones ante el Gobierno Nacional para coadyuvar las solicitudes de los pueblos indígenas con el fin de que se garanticen sus derechos humanos y fundamentales.

Enero 21 de 2022
COMISIÓN NACIONAL DE DERECHOS HUMANOS DE LOS PUEBLOS INDÍGENAS

Últimas Noticias

Comisión de Derechos Humanos de los Pueblos Indígenas